Maternar

Derecho a maternar

Del blog Socmare  http://socmare.wordpress.com/, artículo que expresa de forma muy clara lo que muchas pensamos … Mujeres dirigentes que se incorporan al trabajo renunciando a derechos que tanto han costado a muchas otras mujeres… Ni siquiera cumplen los 4 meses de baja, aun siendo éstos escasos, insuficientes, de risa… y no es la primera, también está Carmen Chacón que nos mostro sus heroicidades estando embarazada y después de parir…. Qué tipo de políticas de igualdad,  de conciliación… podemos esperar? y nos podríamos hacer muchas más preguntas…Qué modelo de mujer nos quieren mostrar? … La verdad, es que con su ejemplo no nos están ayudando nada… yo no quiero trabajar a las 6 semanas de tener hijo, sino al año o dos años, como en otros países… y sí, quiero autorrealizarme, no tener miedo a perder mi trabajo!!
Me estaba resistiendo a escribir sobre esto, pero no puedo evitar unirme al nutrido grupo ya, de mujeres y hombres que lo han hecho sobre este tema, a raiz de la reciente incorporación al trabajo trás su maternidad de una mujer pública.
Soy madre y en tanto que lo soy me solidarizo con el resto, con todas las madres, puedo empatizar con todo o casi todo, puedo entender todo, pero hay cosas que merecen ser puntualizadas.
Mi opción para maternar fue quedarme en casa con mi hijo, verlo crecer yo, ser yo la primera que viera sus primeros pasos, sus primeros dientes, su evolución en primera persona, sin que me lo contara otro. Fui “egoista” con la vida y escogí ser madre a tiempo completo, el tiempo que considerara necesario y aqui sigo. Esta fue mi opción, pero no por ello es la MEJOR opción, aunque sin duda sí que es la mejor alternativa para mi.
Mi cuerpo y mi alma no querían estar en ningún otro sitio que no fuera al lado de mi hijo.
Pero entiendo perfectamente a las madres que escogen otra opción, sí escogen otra opción. Entiendo que no a toda mujer le apetece quedarse con su hijo, y si eso es así, realmente lo que tiene que hacer es buscar una buena alternativa para seguir con su trabajo y el tiempo que esté con su hijo que sea eso tan trasnochado de “tiempo de calidad”. Porque si lo que quieres es estar en cualquier otro lado en vez de con tu hijo, no vas a estar bien, vas a ser una gruñona, una mujer agria y tu hijo va a percibir todo eso en cada uno de tus gestos, y eso es peor que dejarlo en brazos de alguien que vaya a ocuparse amorosamente de él, mientras tu cumples con aquello que deseas y luego a la vuelta te sientes plena y con ganas de acunar a tu hijo.
Pero una cosa es un niño, y otra un bebé recién parido. Soy consciente de que en medio de todo esto, están los derechos de quienes no tienen voz: los bebés. Su voz, sus derechos, recaen en nosotras, en sus madres y sus padres y debemos de ser lo suficientemente honestas como para al menos cubrir unos mínimos de esos derechos. Dicen de los niños que han sido relegados a un tercer o cuarto plano en las familias, jactándose de ello, esas madres dicen, que las quieren mucho y que han salido fenomenalmente a golpe de franfurt e instrucciones telefónicas a falta de su presencia, y no digo que no, han salido fenomenalmente a pesar de, no gracias a, claro está que jamás nunca nadie podrá saber cómo hubieran sido esos niños de haberse criado de otro modo, y de paso les digo que los niños siempre, siempre, siempre, quieren a sus padres, les hagan, lo que les hagan, lastimosamente los padres, las madres no siempre quieren a sus hijos.

Los niños crecerán y madurarán hagamos lo que hagamos, evidentemente dependiendo de cómo sea su entorno, lo harán de un modo u otro. Tienen derecho a unos mínimos y esos mínimos son tener cariño, contacto y leche durante los primeros meses, lactancia a demanda en exclusiva durante los seis primeros meses dicen la OMS. Y no veo como se puede hacer eso si no tienes a tu madre cerca.
En España contamos con una “irrisoria” baja maternal, ganada con mucho esfuerzo, tras muchos años, una baja que muchas trabajadoras siguen pidiendo y ejerciendo con la boca pequeña y el corazón encogido por miedo a las “represalias”, porque a pesar de que la mujer-madre está realmente protegida por la ley, siguen existiendo esas cosas como el desprecio, el maltrato verbal, y demás galanterías que en las empresas se guardan para los trabajadores cuando estos no se plegan del todo a sus requerimientos, las mujeres en España tienen miedo de ejercer sus derechos por miedo a perder el trabajo, esto no me lo han contado, esto lo he visto y lo he vivido de primera mano. Por eso cuando una mujer pública, de un partido que dice se basa en la unidad familiar, al que se le llena la boca con la palabra matrimonio de hombre y mujer para poder tener hijos y fundar familias, por eso digo, cuando una mujer de estas características se salta a la torera un derecho, sí derecho, no obligación, se salta un derecho conquistado por los trabajadores, enviando un mensaje de : es que si no lo hago me pierdo la fiesta, si no lo hago no me guardan el puesto, si no lo hago me quedo en la estacada. Cuando veo eso intento ser moderada, pero me vienen a la mente todas las mujeres que conozco y que han vivido la maternidad con miedo de no poder volver a recuperar su sustento económico. Porque al fin lo que está diciendo es que la mujer que va a ser la mano derecha del presidente, la que va a dictar leyes junto a él, tiene un jefe que hace lo que se supone que ningún empresario puede hacer, obligar a volver al trabajo antes de las seis primeras semanas, dicho de forma explícita o velada, da igual, y lo que dice es que ella tiene miedo de ejercer su derecho por miedo a quedarse fuera. Esta señora será la que estará apoyando o denegando las nuevas políticas de conciliación, conciliación en la que por cierto no se trata de igualar las bajas maternales y paternales, o sí, pero que deberían priorizar una baja maternal más amplia y remunerada, porque NO , NO SOMOS IGUALES, cómo alguien puede pretender que hombres y mujeres somos iguales, no lo somos y llegada la maternidad todavía lo somos menos, una madre debería tener el derecho de poder maternar a su hijo durante mínimo el primer año, ampliable a tres, sin ser señalada con el dedo, manteniendo un puesto que la espere, y un sueldo durante ese tiempo, el trabajo más importante para la sociedad señores y señoras, el que nutre de individuos esa sociedad no está remunerado.

Y sí, me considero FEMINISTA, pero no del feminismo rancio que gracias a dios nos dió el voto, los tiempos han cambiado y la sociedad con los tiempos, y es tiempo de ser mujer con todo lo que ello conlleva y no tener que pedir perdón por ello. Soy mujer, madre y llamarme egoista, pero lo quiero todo y quiero que yo y todas las madres tengan derecho a serlo, y sean apoyadas por esta sociedad que neciamente nos critica y que tanto nos necesita. Quiero que las mujeres podamos realizarnos laboralmente sin miedo a tener hijos y perder nuestros puestos y una sociedad que no tenga miedo a la maternidad.

Quiero que todas las familias tengan derecho a maternar!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *